De política y cosas peores / Solidez económica - 23 de Marzo de 2018 - Mural - Toluca - Noticias - VLEX 706645513

De política y cosas peores / Solidez económica

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Una atractiva mujer de bien formado cuerpo subió al atestado autobús. No encontró un asiento libre, de modo que se dirigió a un señor que iba sentado. "Perdone, caballero -le pidió-. ¿Sería usted tan amable de cederme su asiento? Estoy embarazada". "¡Discúlpeme, señora! -exclamó apenado el señor al tiempo que se ponía en pie-. Es que no se le nota, y eso que soy médico. Permítame hacerle una pregunta: ¿cuánto tiempo tiene usted de embarazo?". Respondió la mujer al tiempo que ocupaba el asiento: "Posiblemente una media hora, y vengo muy cansada"... "No puedo confiar en mi padre -se quejó con sus compañeros el muchacho que había llegado de otra ciudad a estudiar en la universidad-. Le pedí que me enviara dinero para comprar una nueva laptop, y me mandó una nueva laptop"... La recién casada leía en voz alta una receta: "Tome los materiales y agítelos con suavidad hasta que alcancen el máximo grado de calor. El resto se hará solo". "¡Mira! -le dijo muy contenta a su maridito-. ¡La misma receta puede servir también para otra cosa!"... Un comerciante le advirtió a otro: "Ten cuidado con Mercuriano. Sus cheques son buenos ciudadanos". "No entiendo -se desconcertó el otro-. ¿Por qué dices que sus cheques son buenos ciudadanos?". Precisó el comerciante: "Siempre botan"... Don Mininio, pacífico señor, caminaba por la calle cuando oyó un fuerte vocerío como de temor o alarma. Alguien le dijo apresuradamente que un loco furioso había escapado del manicomio. A la vuelta de una esquina don Mininio se topó de manos a boca con el orate. El alienado clavó en él una siniestra mirada que hizo que el asustado señor echara a correr a todo lo que daban sus piernas. El individuo empezó a perseguirlo. El infeliz señor apresuró su desatentada carrera. Todo inútil: el loco lo siguió con paso aún más veloz. Le pisaba ya los talones. Don Mininio, desesperado, se metió en un callejón. ¡Horror! ¡Era un callejón sin salida!...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS