Zona submetropolitana / Ciudad Juárez - 30 de Julio de 2016 - Mural - Toluca - Noticias - VLEX 646056285

Zona submetropolitana / Ciudad Juárez

Autor:Héctor Castillo Berthier
 
EXTRACTO GRATUITO

La semana anterior me tocó visitar nuevamente Ciudad Juárez.

Hace 5 años, entre 2011 y 2012, trabajamos ahí en tres polígonos con altísimos índices de violencia. En medio de la persecución y detención ilegal de jóvenes en las calles... por su aspecto.

O sea, padecían de esa estigmatización que los castiga con un delito que no está escrito en ninguna ley, ni en ningún reglamento, ni en ninguna orden específica, que se llama: "Portación de Cara".

O sea, parecen sospechosos. Y por eso los detienen.

En este país, todos los pobres tienen portación de cara. Todos parecen sospechosos. Pero no todos son asesinos, ni violadores, ni drogadictos, ni criminales... sólo son pobres.

En esos años nos enteramos de un magnífico y elegante restaurante llamado "El Aroma". Un lugar para la gente rica, acaudalada y algunas celebridades que lo visitaban.

El Aroma fue propiedad del empresario Oswaldo Kukle, pero fue incendiado el 15 de junio de 2008 por un grupo de sicarios, al parecer del Cártel de Juárez, dirigido por Vicente Carrillo.

¿Por qué? El incendio se atribuyó a que cinco días atrás, se dice, Joaquín "El Chapo" Guzmán, dirigente del Cártel de Sinaloa, había llegado a comer a ese lugar, acompañado de más de 100 escoltas.

Como era su costumbre, los mafiosos llegaron con sus guardaespaldas y rodearon el lugar. Tranquila y discretamente se apoderaron de la administración y de las comunicaciones del mismo.

De forma educada le pidieron a todos los comensales depositar en una bolsa sus celulares y/o cámaras. Ofrecieron tragos para todos y pidieron que el ritmo de las comidas no se alterara.

Los parroquianos que ahí se encontraban en ese momento, podían consumir todo lo que quisieran, sin límite. Solo se les pidió permanecer. No salir. No hacer llamadas. No tomar fotos. Tranquilizarse y dejar que "el jefe" y su séquito terminaran de comer, beber y abandonaran el lugar.

¿Gracias a qué?, gracias a la ausencia institucional del Estado en esa ciudad.

Sólo en un lugar así puede subsistir el "crimen organizado". Con la colaboración de un Estado mal organizado... o ausente.

Después del incendio, apareció una "narcomanta" gigante en la que El Chapo advertía a Carrillo que ni quemando todos los negocios le ganaría la guerra en la frontera.

¿Y la autoridad?... muy bien, gracias.

EL PASO DEL NORTE

Ciudad Juárez se llamó originalmente "Paso del Norte", en 1888, en honor a Benito Juárez quien se refugió ahí, durante la Segunda Intervención...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA